terrakuita

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Textos diversos La llama para la meditación

La llama para la meditación

E-mail Imprimir PDF

 

Meditar o rezar a la luz del fuego es una práctica sumamente antigua, que se remonta a los albores de la civilización. El fuego, que es uno de los elementos más poderosos, por su poder purificador, pero al mismo tiempo transmutador y destructor. Calienta, pero también quema. El fuego es algo que no hay que tomar a la ligera. Hay que entenderlo de una manera adecuada. La meditación con llama es una herramienta muy poderosa, que utiliza el poder del fuego. Se emplea para visualizaciones y para calmar el ser interior. De hecho la llama representa el ser interior.

 

¿Ha notado que a veces nos sentimos solos aunque estemos rodeados de gente? La razón de este sentimiento es simple y, sin embargo, puede tener un serio efecto sobre nuestro bienestar. Hemos perdido el contacto con la Tierra y con nuestra conexión a sus vibraciones, con las que los seres humanos habían estado en contacto desde que empezaron a poblar el planeta. Una manera sorprendente de volver a captar esta energía es por medio de la meditación con llama. No importa el ángulo desde el que lo contemple, hay algo primigenio en el fuego. Incluso una simple llama tiene el poder de ocasionar un daño irreparable si no se respeta y controla. Hay que vigilar incluso la llama de la vela más pequeña. Hasta ésta puede hacer que una casa arda completamente. Jamás hay que subestimar el poder de una llama.

 

Las llamas se pueden usar como una poderosa herramienta de meditación. Simplemente ponemos la lampara de aceite a cierta distancia delante de nosotros que tomaremos asiento de forma cómoda y con la espalda bien recta sin forzarla. Pondremos nuestra vista y atención en la llama, relajando nuestra respiración y dejando que la llama consuma nuestros pensamientos para entrar en un ámbito de silencio, paz, y concentración. Llegaran a nosotros nuevas visiones, ideas inspiradoras y restauraremos nuestras energías.

 

Lo asombroso de la meditación con llama es que también simplemente teniendo una llama en el ambiente donde se encuentre puede recibir sus efectos beneficiosos. Las llamas pueden encenderse y mantenerse a la vista mientras está preparando la comida, oyendo música o leyendo. Tener una llama encendida no sólo ayuda a tener presente la meditación, también constituye una representación del elemento fuego. Pueden ser al mismo tiempo reforzantes y curativas. Hay algo remoto y romántico en el acto de encender una lampara de aceite o vela. Evoca un sentimiento de misterio...

 

Última actualización el Lunes, 05 de Septiembre de 2011 16:12  

Banner

Frases destacadas

Superar el temor


El conocimiento es el antídoto del temor.